El Astral, ¿Qué es y quién lo habita?

Home/Dinámica de crecimiento/El Astral, ¿Qué es y quién lo habita?

El Astral, ¿Qué es y quién lo habita?

En esta ocasión me gustaría hablar un poco sobre el ASTRAL. Solemos escuchar a menudo la palabra “Astral”. Cuando hacemos referencia a esta palabra estamos hablando de emociones y deseos. Me explico.

¿Quiénes somos?

Nuestro Ser está compuesto por un Aspecto Espíritu, un Aspecto Alma (Yo Superior) y por el Aspecto más conocido por nosotros que sería el Aspecto Forma. Esta forma no es únicamente lo que vemos, un cuerpo físico de carne y hueso, la realidad es que el cuerpo físico dispone de tres cuerpos sutiles que, aunque no son accesibles a nuestra visión humana, son indispensables y necesarios para nuestra existencia.

Estos cuerpos serían el cuerpo mental, el cuerpo emocional o astral y el cuerpo etérico o vital.

Nuestro cuerpo mental es el cuerpo sutil donde se vuelcan las ideas, propósitos y pensamientos desde nuestro Yo Superior o Alma y a los que deberíamos permitir el control para estar perfectamente guiados y alineados con nuestro propósito de vida.

El cuerpo emocional o astral es el lugar donde se vierte desde el Yo Superior o Alma esa materia sutil o energía de amor, para que podamos utilizarla para crear nuestra vida. Y por último tenemos a nuestro cuerpo etérico vital que tiene una relación más directa con nuestro cuerpo físico y es el portal de la energía vital que nos sustenta y otras muchas más cosas que ahora me apartarían de este tema.

 

¿Qué ha pasado entonces?

Desde hace bastantes eones (ciclos cósmicos), la humanidad está muy desconectada de esa comunicación esencial con su parte divina y ha permitido que la mente inferior lleve la dirección y control de su vida (función que debería ejercer el cuerpo mental, guiado por el Alma). De la misma manera, el amor incondicional que debería ser la energía principal que determinara nuestras acciones, ha sido sustituida por el apego al mundo y deseos materiales, logrando que, en vez de conducirnos a actuar desde sentimientos de amor incondicional, lo hagamos a través de los impulsos que las emociones, fruto de esos deseos e intereses menos elevados, nos dirigen a enfocarnos prioritariamente a la obtención de satisfacción a través del placer y cosas materiales.

La conclusión es que la actual raza humana está totalmente polarizada con el cuerpo astral o emocional y eso nos ancla en una vibración más densa o poco elevada.

 

El astral como escenario humano

Por otro lado, es posible que muchos de vosotros desconozcáis que todas las manifestaciones físicas (formas) que existen en el Universo, disponen de la misma estructura, es decir, de dos aspectos elevados (espíritu y alma) y de un cuerpo físico formado por la forma y tres cuerpos sutiles. Si vamos al tema que querría exponer aquí, me referiré a la Tierra y diré que la Tierra es un ser vivo.

Su “cuerpo físico” es el Planeta Tierra que nos sustenta y que podemos ver físicamente a nuestros pies, pero la Tierra también tiene un cuerpo estérico vital, otro cuerpo emocional o astral y otro cuerpo mental.

Fijaros, los seres humanos volcamos en nuestro cuerpo emocional todas esas improntas o huellas de nuestras emociones, generalmente las que no hemos sabido gestionar, las que nos han bloqueado, las que no están en equilibrio, es decir, emociones densas o de baja vibración.

Si la Tierra es el planeta que da sostén a nuestro cuerpo físico, facilitándonos un escenario donde vivir nuestra experiencia terrenal, el cuerpo astral de la Tierra es el que está acogiendo y proporcionando un escenario a los cuerpos astrales de todas las vidas humanas que existen.

 

Aunque hay más.

Cuando desencarnamos (morimos), lo que se disuelve es el cuerpo físico, pero seguimos existiendo a través de nuestros cuerpos sutiles, lo ideal es haber aprendido y superado esos apegos al mundo material y de los deseos, entonces no hay problema ya que ascenderemos a planos más elevados de luz, pero si seguimos polarizados en el mundo emocional y de los deseos, nos costará mucho encontrar el camino de la luz, quedándonos en el plano astral, que nos proporciona el “escenario” que nos será más familiar y reconocible ya que es el más parecido al terrenal.

 

¿Quién habita esos planos?

En el astral no hay nada bueno, es evidente que lo que habita allí es esa humanidad que todavía sigue aferrada al mundo de los deseos y lo material y quizás serían lo mejor que encontremos ahí ya que hay otra humanidad que no ha ascendido a otros planos por su limitada conciencia o energía densa. Me refiero a la gente que ha causado daño a otras, asesinos, ladrones, violadores…, pero también habitan seres que no han sido humanos y que son seres densos propios de esos planos.

El Astral tiene varios sub-planos, los inferiores acogen a estas entidades densas y a partir de ahí existen diferentes planos u octavas que van ascendiendo, formando diferentes planos dentro del astral que serían como diferentes escenarios.

Cuando nos movemos a través de nuestros cuerpos etéricos accedemos siempre al astral y de ahí debemos poder ascender siempre a dimensiones más elevadas de luz, pero somos como imanes y según vibremos, ese plano con la vibración similar es el que nos atraerá situándonos allí para seguir con nuestra experiencia.

¿Cuándo nos movemos mediante los cuerpos etéricos?

Cundo abandonamos el cuerpo físico/forma es cuando nos moveremos a través de ese envoltorio o cuerpos etéricos y eso sucede cuando dormimos, cuando sufrimos un desvanecimiento y perdemos la conciencia, cuando alguien sufre un “coma” o cuando morimos o desencarnamos. Durante las meditaciones es fácil también acceder a estos planos si no controlamos, ya que es posible realizar un viaje astral sin darnos cuenta.

Terminando

En fin, esto sólo debe servirnos para estar informados, hay muchas maneras de poder ir al astral de forma segura, accediendo a los planos superiores, y hay formas de proteger nuestros sueños para que, mientras dormimos, no entremos en el bajo astral.

Te recomiendo los talleres que realizo sobre Bajo Astral y Entidades en la sombra o similares (Arcángel Miguel y protecciones), y seguiré hablando en próximos artículos de estos apasionantes temas.

Hasta entonces, me puedes encontrar en mi web.

Cristina Escalada ©2017

www.dinamicadecrecimiento.com

By | 2017-03-23T13:07:55+00:00 20/03/2017|Dinámica de crecimiento|0 Comments

About the Author:

Terapeuta energética

Leave A Comment

DATE DE ALTA EN NUESTRA NEWSLETTER -

Suscríbete y recibe un regalo
muy especial en tu email

Una vez te inscribas tan slo tienes que confirmar la suscripción en tu email y descargar tu regalo gratuito: un curso de Dinámica de Crecimiento.
SUSCRÍBETE AHORA

INFÓRMATE DE LAS VENTAJAS PREMIUM

Hazte
SOCIO 
por 50€ año

Disfruta de descuentos o accede por una APORTACIÓN VOLUNTARIA
ASOCIATE AHORA
GRANDES DESCUENTOS