Descripción del proyecto

LA EMPERATRIZ

Es el poder de lo femenino en su versión física y terrenal, sin embargo, el águila que sostiene bajo su brazo, simboliza la imaginación como creadora de vida. El centro que porta en su mano derecha representa el poder como elemento creador. En su sentido general representa a la potencia evolutiva que está presente en la naturaleza fecundada.

El cetro que sostiene la Emperatriz significa que la espiritualidad debe dominar a la materia en todas sus manifestaciones. El escudo indica que la persona debe emplear y hacer prevalecer la inteligencia por sobre la materia. Al encontrarse sentada, la Emperatriz significa el poder del mundo material, mundo que es, por su propia naturaleza y esencia, inamovibles de por sí.

El collar está formado por triángulos, lo que quiere decir que se los debe identificar con la naturaleza, a la vez que cada uno de ellos representa la inteligencia, la materia y la espiritualidad.

Si el consultante obtiene esta carta en su tirada de Tarot, significa que debe aunar sus esfuerzos para hacer que su inteligencia superior debe manifieste de forma concreta y material, mientras que la materia debe encontrar la forma de manifestarse todo lo posible en el ámbito espiritual.

La posición de la Emperatriz, sentada mirando hacia el frente, denota una actividad neta e ininterrumpida. Indica el poder pasivo que se da en el mundo tangible. En el plano mental, el consejo para el consultante es que debe acceder a la materia a través del conocimiento de habilidades prácticas. Se penetra en el alma por acción de un poder enfocado al actuar de forma permanente.

A su vez, denota equilibrio, esperanza, a la vez que la solución a los problemas llega sin hacerse esperar. Las situaciones actuales se renuevan.

Si la carta sale invertida, habrá problemas y pleitos en todos los aspectos de la vida del que consulta.