El origen de las Creencias limitantes

//El origen de las Creencias limitantes

El origen de las Creencias limitantes

El origen de las Creencias limitantes

Nuestros sentimientos, nuestra manera de actuar, están contaminados por un gran material de pensamientos inconscientes, algunos buenos y otros no tanto, que hemos adquirido a lo largo de nuestra existencia (si, digo existencia). Muchos de esos pensamientos no son útiles para nosotros y la realización de nuestras metas, no están alineados con el tipo de vida que deseamos vivir o nos impiden mostrarnos y expresarnos como somos en realidad, pero no somos conscientes de ellos y los aceptamos como algo nuestro, algo que creemos que “somos nosotros”.

El momento presente puede mostrar reflejados de forma subconsciente o inconsciente, esos recuerdos reprimidos en la gran cueva de la mente. Recuerdos colectivos que nos conectan a viejos paradigmas, patrones de comportamiento considerados como “políticamente correctos”, cargas emocionales acumuladas de experiencias vividas en un tiempo pasado, ideas y formas de pensar que han sido transmitidas generación tras generación por nuestros ancestros y con las que nos sentimos comprometidos o vinculados. Lo que nos han enseñado desde la infancia, lo que hemos visto durante toda nuestra vida, lo que hemos escuchado o vivido, ha ido creando un archivo de información en nuestro subconsciente e inconsciente que está a la espera de brotar al exterior a la mínima oportunidad que tenga.

Pero vamos a averiguar la diferencia de estos departamentos de la mente que llamamos: Mente consciente, Mente Subconsciente y Mente Inconsciente.

La Mente Consciente es la que conocemos más cercanamente. A través de ella adquirimos conocimientos y es la mente lógica y racional que nos lleva a la reflexión y con la que desarrollamos nuestra inteligencia. Con ella prestamos atención a lo que estamos viviendo, a nuestras acciones e incluso la utilizamos para conscientemente ir a buscar algún recuerdo o información almacenada en nuestras memorias.

Nuestro cerebro es una grabadora, y la mente consciente accede a él para hacer uso de esas grabaciones que llamamos recuerdos.

Lo que deberíamos desarrollar es el uso de la mente consciente en todo lo que hacemos, ya que es la manera de poder almacenar de forma correcta esa memorias que grabamos en nuestro cerebro. Es decir, cuando tenemos una experiencia agradable, si le ponemos consciencia, esa información lleva consigo toda la información, reflexión, sentimiento o emoción, vinculándolo todo de manera que al encontrarnos de nuevo en una nueva situación similar, esa información será volcada, pudiendo de forma lógica y racional valorar e interpretar si deseamos repetir esa experiencia, sus pros o contras y dándonos la oportunidad de discernir y escoger libremente.

Cuando una experiencia (ya sea algo que vemos, oímos o experimentamos) la vivimos sin ponerle consciencia o sin llevarla a la mente consciente, lo que sucede es que la experiencia queda vinculada a la respuesta emocional que ha generado y se almacena directamente en la mente Subconsciente. En el subconsciente se almacena la información de aquellas cosas que hemos aceptado en nosotros sin cuestionar ni discernir, sin poner raciocinio o lógica. Simplemente la hemos aceptado sin más.

Las experiencias que vivimos como con “el piloto automático”, por inercia, o que experimentamos simplemente porque sí, sin grabar la información en el cerebro a través de la conciencia, se almacenan en el Subconsciente. Sean experiencias positivas o negativas para nosotros, cuando nos veamos en una situación similar, la emoción vinculada que hemos registrado de esa experiencia, su información, saldrá a relucir produciendo una respuesta en nosotros.

Es decir, una persona que en su casa, por ejemplo, sea testigo de una mala relación entre su padre y madre, pero que no le ponga consciencia en hacer una reflexión de por qué sucede esto etc. si lo vive como algo que normal allí, lo colocará en su subconsciente como una información que hace referencia a lo que es el concepto del matrimonio; el día que esta persona tenga la oportunidad de iniciar una relación, simplemente la vivirá con el concepto que registró como válido en su vida, o bien aceptando que el matrimonio es una relación de desencuentros entre dos personas, o bien eludiendo la relación si esta va vinculada a emociones que quizás le generó de malestar o miedo. No se cuestionará si todas las relaciones son así, o el caso particular de sus padres llevó a una mala relación pero no es el caso de todas las parejas, simplemente acepta lo que está registrado en su subconsciente, actuando de forma automática con lo que genera esa información.

La mente subconsciente va fortaleciendo las conexiones que se han generado con esas experiencias, haciendo de ellas verdaderas creencias en nosotros. Actuando desde ellas en nuestra vida cotidiana, sin plantearnos ni siquiera, si esa creencia nos es válida y beneficiosa o no.

La mente subconsciente, al igual que la consciente, tiene acceso a nuestros recuerdos y memorias almacenadas en el cerebro. Cada vez que vivimos, oímos, hablamos de algún tema que tiene algo que ver con un recuerdo almacenado, nuestro subconsciente nos conecta directamente con ese recuerdo o memoria grabada a través de un atajo de comunicación tan rápido y sutil, que nos es imposible ser conscientes de ello.

Todo nuestro mundo gira alrededor de acceder a nosotros a través de nuestra mente subconsciente, de manera que sintamos ese impulso de actuar de una manera determinada, comprar o desear algo. La televisión y otros medios es una manera de introducirnos información de forma directa a nuestro subconsciente, la vemos sin poner consciencia, aceptando como bueno toda la información que se da, sin cuestionar, sin debatir, sólo aceptando información que muchas veces, no es más que basura emocional o mental.

La mente Inconsciente también es importante en cuando a creencias, nos lleva un poco más a la profundidad de la mente. Allí están enterradas las memorias más ancestrales del ser humano. Es decir, la mente inconsciente es la más primitiva de todas. Guarda la información de las experiencias vividas de la especie misma. Es la encargada de gestionar nuestras funciones fisiológicas como comer, respirar. Es la que nos hace actuar de forma instintiva como cuando creemos correr algún peligro y nos cubrimos, apartamos o cerramos los ojos.

Nos hace sentir placer o dolor. Es la mente más compleja de todas, es la mente que de forma instintiva intenta siempre mantenernos en nuestra zona de confort. Cuando nos planteemos un cambio de forma consciente, esta parte de la mente inconsciente es esa vocecita que te hará dudar y creará miedos, basados muchas veces con razonamientos del subconsciente, para evitar ese cambio.

En la mente inconsciente se encuentra la información genética y es la encargada de consolidar las memorias que registramos a largo plazo, fijaros que digo, todo lo que la mente consciente y subconsciente registra y acepta en ella, es gestionado y consolidado por la mente inconsciente para que esté disponible a nosotros ahora y siempre, cuando digo siempre hago referencia a esta vida y otras vidas…

Por lo tanto es muy importante y necesario localizar y cambiar esas creencias que nos limitan, que no provienen de nuestra voluntad y sustituirlas por otras que de forma conscientes creamos que nos son útiles en el camino que hemos decidido recorrer.

En el momento en que tomemos el control absoluto de nuestra mente subconsciente e inconsciente, podremos lograr el verdadero cambio y tomar las riendas de nuestra vida, de lo contrario, las memorias acumuladas de forma incontrolada, se extenderán a nuestro futuro, condicionando nuestra verdadera voluntad.

Cristina Escalada/©copyright/

VOLVER A AGENDA DE EVENTOS
VOLVER A ZONA DE ENTRENAMIENTO
By | 2018-10-17T17:47:18+00:00 25/09/2018|Dinámica de crecimiento|Comentarios desactivados en El origen de las Creencias limitantes

About the Author:

Instructora en conocimientos metafisicos y terapéuticos