Formación superior anual de Sanación Holística, 40€

/, Sanación Espiritual/Formación superior anual de Sanación Holística, 40€
Cargando Eventos

Formación superior anual de Sanación Holística

Introducción 


El ser humano está tomando conciencia de esa parte incorpórea de la cual forma parte, está evolucionando rápidamente y puede llegar a comprender el poder de los mundos subjetivos y la nueva ciencia de esta Era. Los procesos de adaptación, curación y eliminación forman parte de la preocupación de las personas que sufren.

Cuando estamos interesados en el mundo de la curación penetramos en un mundo de gran conocimiento metafísico y de infinidad de enseñanzas que, a través del transcurso de las épocas, han intentado curar y ayudar.

Si hacemos referencia a la sanación holística hemos de ser conscientes de que el tratamiento debe estar enfocado a la liberación de la energía espiritual ya que es la manera de sanar a nivel de los cuerpos inferiores emocional, mental-psicológico y físico.

“Toda enfermedad es el resultado de la inhibición de la vida del Alma”

Cada uno de nosotros hemos aprendido diversas técnicas de imposición de manos o terapéuticas enfocadas a la sanación holística, pero detrás de estas técnicas de aplicación existen muchas enseñanzas que son necesarias y que se omiten por la premura que existe hoy en día en querer ayudar y practicar de forma inminente.

Es muy importante que adquiramos estos conocimientos ya que son la base del éxito de los tratamientos que apliquemos a nuestros pacientes. Todos estos conocimientos equivaldrían a los que recibe un médico para tratar de forma alopática a sus pacientes, por lo tanto, si holísticamente tratamos a nuestros pacientes en todos los aspectos de su Ser, ¿no será lógico formarnos y tener los conocimientos adecuados y correctos que nos permitan trabajar con coherencia y sabiduría?

El tema de la sanación es muy antiguo así como antiguas son las enseñanzas que provienen de los grandes Maestros y sabios que las aplicaban.

Voy a facilitar estas enseñanzas de manera que haré módulos de cuatro horas de forma mensual a los que puedes asistir si deseas formarte como sanadora o sanador y también puedes venir de forma puntual si así lo deseas y reconectarte online a las clases que no puedas ir de forma presencial.

En cada módulo habrá un apartado para adquirir comprensión de cuál es nuestra estructura energética y si funcionamiento (equivaldría a la anatomía y fisiología que se estudia en cualquier carrera de medicina), y otro apartado para el estudio de la enfermedad y cómo tratarla holísticamente.

Para que puedas hacerte una idea de los temas a tratar te dejo aquí una muestra del contenido a tratar y también el objetivo que pretendo alcanzar con este curso en cada uno de vosotros.

MUESTRA DEL CONTENIDO:


Postulados fundamentales

Causas fundamentales de la enfermedad

Causas psicológicas del cuerpo emocional

– Emociones, deseos reprimidos o

incontrolados,  preocupación,

Irritabilidad –

Causas iniciadas en el cuerpo etérico            – Congestión, falta de coordinación e

integración, sobreestimulación de los

centros (chakras) –

Causas iniciadas en el cuerpo mental           – Actitudes mentales erróneas,

fanatismo mental, dominio de las

formas mentales

Idealismo frustrado, el arte de curar,

curación por radiación, tres leyes para

la salud.

Enfermedades originadas en personas más evolucionadas

Los centros y el sistema glandular

El cuerpo etérico y los sistemas nervioso y endocrino

Efectos producidos en zonas específicas

Efectos de la sub y súper estimulación de los centros.

Causas de enfermedad que emanan de la vida grupal (enfermedades de la humanidad heredadas del pasado)

Nuestras deudas kármicas

  • Deudas kármicas del individuo
  • Karma causado por los siete rayos

OBJETIVOS:

CUALIDADES Y ACTITUDES INDICADAS PARA EL SANADOR ESPIRITUAL:


  1. El poder de hacer contacto y trabajar corno alma. “El arte del sanador consiste en liberar al alma”. Pensad por un momento lo que involucra este poder. El sanador no sólo se halla en contacto inmediato y consciente con su propia alma, sino que por medio de ese contacto puede fácilmente hacer contacto con el alma de su paciente.
  1. El poder de ordenar, de la voluntad espiritual. La ley particular involucrada en el acto de la curación debe ser “puesta en actividad por la voluntad espiritual”. Esto requiere la capacidad de establecer contacto con la Tríada espiritual. Por lo tanto, el antakarana debe estar más o menos en proceso de construcción.
  1. El poder de establecer relación telepática. El sanador debe “conocer la etapa interna de los pensamientos y deseos” de su paciente.
  1. La posesión de un conocimiento exacto. Hemos visto que debe “conocer el punto exacto a través del cual debe llegar el alivio”.

Las curaciones no se logran mediante una intensa afirmación de la divinidad o por derramar simplemente amor y expresar un indefinido misticismo. Se logra por el dominio de la ciencia exacta de contacto, de impresión, de invocación, más una comprensión del mecanismo sutil del vehículo etérico.

  1. El poder de invertir, reorientar y estimular la conciencia del paciente. El sanador debe “elevar hasta el alma los ojos enfocados hacia abajo”. Esta declaración implica limitación, porque si el paciente no está en la etapa de evolución donde esto es posible, ni en el punto de evolución donde puede hacer contacto con su propia alma, el trabajo del curador será inevitablemente inútil. Por lo tanto la sanación estará limitada a la etapa vivencial del paciente.
  1. El poder de dirigir la energía del alma hacia la zona necesaria. “El ojo espiritual o tercer ojo, dirige entonces la fuerza curadora”. Esto presupone, por parte del sanador, una técnica científica, el correcto funcionamiento de sus Sistema Pineal.
  1. El poder de expresar la pureza magnética y la necesidad de radiación. “El sanador debe adquirir pureza magnética… y lograr una radiación dispersadora”. Esto involucra una gran disciplina personal en la vida diaria y el hábito de vivir en forma pura. Inevitable y automáticamente la pureza da por resultado la irradiación.
  1. El poder de controlar La actividad del mecanismo de la cabeza. El sanador debe haber “vinculado los centros de la cabeza”. El verdadero sanador ha establecido una zona magnética en su cabeza, la cual se presenta o expresa por medio de una definida y reconocida radiación.
  1. El poder sobre sus propios centros (Chakras). El sanador debe “concentrar la necesaria energía dentro del centro requerido”.
  1. El poder de utilizar tanto los métodos exotéricos como los esotéricos de curación. El sanador empleará los “métodos de sanación espiritual, aunque también se utilicen los métodos comunes de medicina y cirugía”. Constantemente he acentuado que la naturaleza de la medicina experimental es un don de Dios, frase que califica a la medicina actual y aún más a la curación metafísica. No es necesario llamar a un sanador espiritual para soldar los huesos rotos o para esas dificultades que la medicina ortodoxa ya ha dominado. No obstante, la moral y condición general del paciente pueden ser ayudados razonablemente mientras se aplica una inteligente cirugía y los conocimientos médicos paliativos. Esto generalmente tiende a ignorarlo el sanador metafísico.
  1. El poder para trabajar magnéticamente. Así “puede derramar la vital fuerza curadora sobre el paciente”. El sanador realiza esto mediante la coordinación científica de su estructura energética, empleando las manos como agente directriz. De esta manera la enfermedad puede ser curada, aliviada o empeorada, e incluso producir la muerte si no se sabe dirigir correctamente. Por lo tanto, la responsabilidad del sanador es muy grande.
  1. El poder para trabajar con la irradiación. Así “su presencia puede nutrir la vida del alma del paciente”. Esto también se realiza mediante un sistema de coordinación, pero en ese caso el agente de irradiación es el aura y no las manos.
  1. El poder para practicar durante todo el tiempo una total inofensividad. “El método que emplea el Uno Perfecto… es la inofensividad”. Se dice que involucra una expresión positiva de equilibrio, un punto de vista incluyente y una divina comprensión. ¿Cuántos sanadores combinan estas tres cualidades y trabajan por medio del amor?

  1. El poder para controlar nuestra voluntad y trabajar por medio del amor. “El sanador… debe mantener sujeta la voluntad”. Ésta es una de las cualidades más difíciles de desarrollar, porque la voluntad del sanador es frecuentemente tan poderosa, en su determinación por lograr una curación, que hace inútil el esfuerzo para aplicar ese proceso de curación. Desde el ángulo opuesto, frecuentemente el deseo sentimental y místico de amor al paciente, inutiliza todo esfuerzo para refrenar la voluntad. La voluntad espiritual debe ser como un tranquilo y profundo depósito de poder, respaldando toda expresión de la energía del amor.
  1. El poder eventual para aplicar la Ley de la Vida. Sobre esto, poco puede decirse, porque sólo es aplicable a quienes han desarrollado o están desarrollando rápidamente la conciencia de la Tríada espiritual -algo todavía muy raro.

Resumiendo

Esta es una formación que reúne la información necesaria para que alcances una etapa evolutiva personal de mayor conciencia a la vez que puedas utilizar esos conocimientos y frecuencia vibratoria para ayudar y sanar a otras personas.

Si bien te enseñaré técnicas de sanación, estas enseñanzas son totalmente aplicables a cualquier técnica que ya realices.

Imparte Cristina Escalada

CRISTINA ESCALADA
Clases mensuales de 10h a 14'00h

Necesario llevar ropa cómoda y libreta.

RESERVAR ESTE CURSO CON 20€