CREENCIAS LIMITANTES Y MERECIMIENTO


CREENCIAS LIMITANTES Y MERECIMIENTO:

Muchas personas no alcanzan la felicidad porque han perdido la percepción de quiénes son, y no se dan cuenta del gran potencial que tienen y eso se refleja en una situación de inseguridad y de falta de autoestima que marca su experiencia de vida.

¿Quién eres? Si miras con perspectiva lo que has vivido hasta ahora, verás que tu experiencia actual es el resultado de tus creencias.


Me gustaría hablar sobre las personas que, aún sin saberlo, no se creen merecedoras. Todo va conectado, por poco que nos parezca un pensamiento nos lleva a tomar una actitud que dará forma a nuestra realidad actual.


Qué es el merecimiento.

Todos somos merecedores de tener una vida de bienestar físico, emocional y económico, desde el momento en el que nacemos estamos bajo la influencia de formas de pensar y creencias arraigadas que proceden de nuestros padres, tutores, maestros, entorno social… en fin, hay tantos condicionantes que tienen acceso a nuestra mente y que deberíamos cribar y seleccionar, pero a esas edades tempranas no somos conscientes de la mayoría de ellos, a no ser que vayan en contra de nuestra más pura esencia, y los integramos en nuestro subconsciente como una verdad arraigada propia de nuestra naturaleza.


Si las personas que nos educan nos dicen que somos seres maravillosos, que estamos actuando bien, que tenemos grandes potenciales, si nos dicen que nos quieren, si nos demuestran amor, posiblemente integraremos creencias de merecimiento, de seguridad en nosotros mismos, de valía, es decir, tendremos una base sólida donde forjar nuestro carácter y desde la que nos conduciremos por la vida sin inseguridades y arraigados al éxito y al bienestar.

Pero qué pasa si esos tutores que están a nuestro lado en esos primeros años de nuestra vida, nos inculcan que somos malos, que no hacemos las cosas bien, que nos odian, que si no nos portamos bien nadie nos querrá.


Puedo aseguraros que, ese tipo de palabras quedan grabadas en el subconsciente como patrones negativos que marcan nuestro nuestras experiencias de vida. Pensamientos que enraizarán en nosotros provocando una resistencia e impidiendo que todo fluya en armonía y equilibrio.

Estas creencias integradas tan profundamente en nosotros siempre desarrollarán una forma de actuar que las valide, aunque nos perjudiquemos inconscientemente, pero siempre serán la referencia de todas nuestras actuaciones en la vida.


Hay personas que pueden vivir en una tónica de victimismo para poder llamar la atención de las personas que les rodean, reclamándoles un poco de amor o de lo que ellos confunden con amor. Ese es otro punto importante, cuando una persona no se siente merecedora de ser amada, confunde el amor con la atención. Viven por lo general intentando complacer a los demás, para llamar su atención, esa que ellos creen que llenará ese vacío afectivo que sienten e intentan ganarse la aprobación de los demás siendo así muy difícil ser feliz.


Ese vacío interno que sienten sólo se llena con el amor hacia uno mismo, ese es el punto de partida para la felicidad y el bienestar. No hay nadie en el mundo con potestad de determinar nuestra valía, somos seres con grandes dones y grandes cualidades, nadie es mejor que otro y todos tenemos las mismas oportunidades. Creo que para cambiar eso que no nos gusta de nosotros, deberíamos ahondar en nuestro interior y averiguar que creencias estamos validando en nuestros actos y si esas creencias son favorables o perjudiciales para nosotros.


©Cristina Escalada

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo