top of page

IMPLEMENTACIÓN DE HÁBITOS


LA FUERZA DE VOLUNTAD


La fuerza de voluntad de máximo nivel no es una capacidad innata, sino es algo que se desarrolla a través de la práctica constante. La disciplina en sí es como un músculo que cuando más se ejercita más se fortalece.

Por ejemplo, los samuráis, se autorregulaban creando a conciencia condiciones adversas que les permitiera crear ese escenario donde poder fortalecer su poder y capacidades personales. También los guerreros espartanos decían que nacían para hacer regularmente aquello que es más difícil pero de vital importancia para su fortalecimiento. Contra más incomodidad mayor valía.


Yo confieso que la fuerza de voluntad y la disciplina es algo que me cuesta muchísimo mantener, he de estar muy motivada y se que es una de mis cualidades a trabajar y adquirir, pero aunque no soy ejemplo de ello, lo que voy a escribir es información útil que me aplico y que seguramente os servirá a quiénes tengáis el mismo reto que yo.

Si nuestra vida fuera fácil y sin obstáculos, no tendríamos la posibilidad de desarrollar nuestras capacidades, por eso debemos implicarnos más en aquellos retos que saquen a la luz lo mejor de nosotros mismos con el fin de adquirir aquello que carecemos, en este caso la fuerza de voluntad.





¿CÓMO PODEMOS OBTENER UNA VOLUNTAD DE HIERRO QUE PERDURE?


De entrada puedo deciros que los sueños no se cumplen mientras dormimos, el deseo sin acción es un engaño.

El universo se rige por leyes que nos indican y guían, nos dan el método e incluso podemos contar con su ayuda pero, sin nuestra voluntad, primero de desear conseguir algo y después de emprender acciones hacia eso, estaríamos viviendo engañados. Debemos ver las oportunidades que se irán dando pero el emprender acción y aprovecharlas, es cosa nuestra y requiere de nuestra fuerza de voluntad.


Todas nuestras experiencias de vida requieren de cantidades de maestría, persistencia, práctica, destreza e incluso sacrificio (entendiendo esto como tener que hacer elecciones en pro de nuestros sueños).

Sostener todo esto implica nuestra fuerza de voluntad para poder hacer frente al agotamiento, escepticismo del entorno, opiniones ajenas, rechazo que nos situarán en un camino que deberá enfrentarse incluso a dudas sobre uno mismo. Para conseguir nuestros sueños y propósitos necesitamos determinación y paciencia, cualidades que por desgracia no conseguimos desarrollar en la medida necesaria.


Todos podemos ser grandes durante un minuto, pero el verdadero éxito en estos tiempos tan superficiales, es conseguir ser grandes durante toda una vida.


Las personas con excepcional fuerza de voluntad convierten en un hábito la realización de sus más grandes propósitos a través de su forma de actuar y comportamiento ante las situaciones; sus cualidades y su disciplina personal aumentan aún más su desarrollo, automatizando y haciendo de esta fuerza de voluntad un hábito y logrando alcanzar hasta las metas más difíciles.


La forma de destruir los impulsos más débiles de nuestra personalidad que nos inducen a abandonar y no persistir en algo, la manera de liberarnos de las ansias, prisas, y tentaciones que bloquean lo mejor de nosotros mismos, es la continua repetición del nuevo comportamiento que deseamos implantar y que estemos trabajando. Ya sea madrugar cada mañana, hacer una dieta, meditar cada día… no importa lo que nos propongamos, la palabra que debemos consolidar en nuestra mente es FIRMEZA. Mantenernos firmes en nuestro compromiso, cumpliendo de forma entregada e inexcusable la promesa de ese cambio vital que nos hemos propuesto.


Llegar hasta el final en todo lo que nos propongamos y el premio será una profunda relación con nuestro Yo Interno que nutrirá , no solo nuestra fuerza de voluntad, sino también nuestra Alma.

Hablé en un artículo anterior sobre la Creencia del Fracaso, esta es a oportunidad de ayudaros a conseguir que sepáis apreciar la realidad de vuestra grandeza, convirtiéndoos en invencibles gracias a esta férrea fuerza de voluntad que os permitirá persistir en todo lo que os propongáis.




IMPLEMENTACIÓN DEL HÁBITO


Cualquier resultado automatizado es producto de muchas horas de repetición durante el entrenamiento. Para la implementación de un hábito debéis saber que se requiere un proceso de 66 días de duración, para que éste se automatice y sea perdurable, para que podáis ser grandes toda la vida y no solo un minuto.


Esta implementación sigue un patrón de cuatro fases que permite automatizar la rutina.

La primera es EL DETONANTE (la motivación)

La segunda es EL RITUAL (lo que deseamos asimilar -madrugar, dejar de fumar…-)

La tercera es LA RECOMPENSA (lo que nos motiva para obtener el triunfo)

La cuarta LA REPETICIÓN (aquí debemos destruir los impulsos más débiles que nos tientan y bloquean)




EL AGOTAMIENTO DEL EGO


La fuerza de voluntad se debilita a medida que va fatigándose. Es lo que los investigadores llaman “AGOTAMIENTO DEL EGO”.

Cada mañana nos levantamos con las pilas del autocontrol cargadas. Es por este motivo que somos capaces de realizar las actividades más importantes del día, de tomar las mejores decisiones y, es más, es cuando tenemos mejore conexión con nuestro Ser Interno.


A medida que pasa el día, a base de ir desempeñando estas actividades, tomar decisiones y realizar tareas, nuestra capacidad de autorregulación disminuye, junto al manejo de todos esos impulsos débiles y tentaciones que se van dando paralelamente.

El hecho de que los ´”músculos” de la disciplina humana se fatiguen a medida que se van tomando decisiones explica la razón por la que tantas personas que han alcanzado el éxito a grandes niveles, terminan haciendo alguna estupidez que destruye lo construido: Sucumben a la tentación que provoca su caída, incluso profesional, precipitada por el agotamiento de la sucesión de importantes decisiones o acciones.

Cuando cae la noche ya no se tiene la fuerza de voluntad que se precisa para poder resistirnos a las tentaciones o excusas que mantienen en pie nuestra fuerza de voluntad. El descanso y la recuperación del “músculo” del autocontrol es la clave para poder solventar este agotamiento del ego. No debemos nunca dejar que se canse demasiado. Nuestra fuerza de voluntad es mucho más débil cuando estamos cansados. Esto es algo muy importante a tener en cuenta.


Cuando estamos cansados es cuando tomamos nuestras peores decisiones y optamos por las acciones menos aconsejables, por lo que -insisto- no permitamos jamás llegar agotados a ese momento en el que pretendamos trabajar nuestros propósitos y ejercer nuestra fuerza de voluntad.

Cada mañana es como si nos levantásemos con una cantidad determinada de fuerza de voluntad y de capacidad de concentración. Si nos hacemos conscientes de todas esas cosas que hacemos inútilmente y que nos restan energía, abandonaríamos esos hábitos como ver determinados programas de televisión…



“Todo cambio es duro al principio, desordenado a la mitad y precioso al final”.

Por mi parte seguiré mi trabajo de fortalecer mi fuerza de voluntad.

¿Sellamos esto con el compromiso de plantearos un cambio?


Cristina Escalada©



 
El tiempo apremia, es tiempo de despertar. Y tú, ¿qué vas a hacer con el tiempo que se te ha dado?


 






31 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


Volver a Página de Inicio

bottom of page